La vergonzosa despedida de MONARCAS MORELIA; conoce toda su historia (1950-2020)

El pasado 2 de junio de 2020, un grupo de empresarios decidió borrar, de un plumazo y sin consideraciones, 70 años de historia deportiva.

El Club Monarcas Morelia se ha ido para siempre, a tan sólo dos días de cumplir las 7 décadas de edad, dejando huella eterna en los aficionados morelianos.

En Leyendas del Futbol Mexicano no somos partidarios de ningún equipo en particular, sin embargo somos grandes aficionados del deporte nacional. Y nos avergüenza profundamente la falta de compromiso histórico de los dueños del balón, que nunca tomarán en cuenta el valor sentimental que produce un equipo a sus aficionados, sin importar los colores de la camiseta.

Suscribete a nuestro podcast

Índice

Origen

El 4 de junio de 1950 se inscribió al Club Deportivo Morelia ante la Federación Mexicana de Fútbol.

Los primeros años del club se desarrollaron en Segunda División, trabajando para crear una identidad y con el objetivo de ascender a Primera división.

Primera División

Fue en la temporada 1956-1957 que Morelia quedó en segundo lugar de la tabla y gracias a que Puebla declinó el ascenso, los michoacanos llegaban a la categoría de oro del futbol nacional.

El primer gol de la escuadra en primera fue anotado por el costarricense Carlos ‘Chino’ Láscarez y el primer partido de local sirvió para el debut de un grande, Carlos “El Tanque” Miloc.

La década de los 60 sirvió para que el equipo inaugurara su nueva casa, el estado Venustiano Carranza, en un encuentro amistoso ante el Botagofo, el 21 de febrero de 1965.

Descenso

Lamentablemente, el equipo descendió a la categoría de plata en 1968, después de una desastrosa campaña de sólo 17 puntos.

La década setentera estuvo a punto de marcar la desaparición del equipo, pero un grupo de empresarios salió al rescate. Fue ahí donde su nombre cambió a Club de Futbol Morelia.

De vuelta al máximo circuito

Para 1981, 13 años después del descenso, el Morelia vencía al Tapatío en el Venustiano Carranza. Con gol de Horacio Rocha y un global de 2-1, los michoacanos regresaban al máximo circuito, de donde nunca más volverían a irse; bueno, al menos hasta que los mercenarios llegaron en 2020.

Antonio “La Tota” Carbajal llegaría al timón del equipo en el año de 1985. Su estancia en el club se alargó tanto como 11 años, convirtiéndose en el entrenador más longevo al frente del equipo, por mucha diferencia. A su mando, durante el Prode 85 marcó su primera calificación a una liguilla, donde fueron eliminados en cuartos de final.

«Fantasma» Figueroa

1986 sería el año del arribo de un chileno, de nombre Marco Antonio y de apellido Figueroa. Este desconocido no era del agrado de la Tota, por lo que casi no lo metía a jugar. Sin embargo, el dueño del equipo abogó por él y en su primer partido, anotó 4 goles al Puebla.

Un periodista del ESTO escribía “se le apareció un Fantasma al Puebla” y, desde entonces, el delantero siempre fue conocido como el Fantasma Figueroa.

Fue un punta letal, que competía contra los mejores de la liga mexicana. Jugó en dos etapas para los michoacanos, del 86 al 90 y del 93 al 97. Con 140 goles es el máximo anotador del club Morelia.

En la semifinal de 1988, se vivió uno de los episodios más tristes y bizarros de las liguillas del futbol nacional.

Después de empatar a dos goles en Morelia contra el América, jugaban la vuelta en el Azteca, donde se repitió el marcador. En esa temporada era válido el criterio de desempate por gol de visitante, pero ambos equipos habían marcado la misma cantidad.

Sin embargo en tiempos extra América y Morelia anotaron un gol cada uno, con lo que el marcador global quedaba 5-5. El árbitro daba por finalizado el partido, los michoacanos festejaban el pase, intercambiaban playeras con los rivales y se iban a los vestidores.

Pero ya ahí, fueron convocados por el árbitro de regreso, ya que de último momento “recordó” que la regla del gol de visitante sólo aplicaba durante el tiempo regular… ya con las piernas frías y el corazón abrumado, Morelia falló y perdió en tanda de penales, con lo que su primera final tendría que esperar.

Inauguración del Estadio Morelos

Después de un año y medio de construcción, el 9 de abril de 1989 era inaugurado el Coloso del Quinceo, el nuevísimo Estadio Morelos, a las faldas del cerro.

Con un capacidad de 45 mil personas, el público abarrotó las gradas, atascando los pasillos y las escaleras. Más de 52 mil personas presenciaron la victoria de los michoacanos ante las Águilas del América.

Para 1996 Grupo Salinas cerraba las negociaciones con Nicandro Ortiz, el dueño del Atlético Morelia, para adquirir al equipo. En ese entonces no lo sabíamos, pero era el inicio del fin.

En 1999 llegó por fin el famoso mote de Monarcas Morelia, en honor a las mariposas íconos del estado y al escudo de armas de la ciudad.

Camino al titulo

El Invierno 2000 se convertiría en el mejor torneo de toda la historia del club. El técnico era Luis Fernando Tena, que ya había hecho Campeón al Cruz Azul.

La plantilla estaba conformada por jugadorazos como Ángel David Comizzo, Flavio Davino, Heriberto Morales, Alex Fernandes, Carlos Pavón, Carlos Morales y el gran capitán, Darío Franco.

Con este equipazo, el Morelia realizó una muy buena campaña regular, con varios partidos anotando al menos tres goles. El hondureño Pavón se quedaba a tres goles del título de goleo, anotando 14 y el brasileño Fernandes tomaba el quinto puesto, con 10 goles.

A pesar de posicionarse en quinto lugar general, el ridículo sistema de grupos obligó a los Monarcas a jugar el partido de repechaje contra Irapuato, que había quedado en noveno.

Morelia impuso condiciones y despedazó a los freseros con un 7-2 en el partido de vuelta, con un triplete de Pavón y dobletes de Carlos Morales y Alex Fernandes.

Ya en el lugar que merecía, Morelia enfrentaba a Pachuca en cuartos de final. Después de un duro empate a cero en el Morelos, el equipo pagaba la visita en Hidalgo.

Ahí, con goles de Pavón y Heriberto Ramón Morales, los michoacanos sellaban su pase a la semifinal.

Después de otro rocoso 0-0 en la ida en el Estadio Corona, Santos visitaba el Coloso del Quinceo, donde Morelia les recibiría con tres goles en 57 minutos, pero Johan Rodríguez amenazaba con aguar la primera final de la historia monarca, anotando un doblete que ponía a temblar a la afición michoacana.

A pesar de ello, Morelia supo aguantar el final y lograron avanzar a su primer enfrentamiento por el título. Los esperaba un verdadero infierno, ya que debían jugar contra un equipo de época: el Toluca de Cardozo.

En la ida y de local, Monarcas Morelia dio un juegazo. Punzante, instigó la portería de Cristante en varias ocasiones, hasta que Mario Ruiz deslizó el balón a la portería con un disparo raso.

El asedio continuó y Alex remató de cabeza al ángulo, marcando el segundo de la tarde. En otra gran jugada colectiva, Trujillo ponía la cereza en el pastel con el tercer gol.

A pesar de seguir insistiendo, el Diablo Mayor demostraba por qué es uno de los mejores extranjeros que han jugado en nuestro país y remataba de derecha para vencer a Comizzo. Un gol que pondría mucho dramatismo para la vuelta.

Y es que en La Bombonera de Toluca, los rojos no dieron tregua. Desde el primer minuto comenzaron los ataques y al 14, Erik Espinoza metió el primero de punterazo. 3-2 marcador global, que ponía a sudar a más de uno.

En el 25, Cardozo hizo uno de los goles más espectaculares de su carrera, aunque fácil podríamos hacer un top 50 con ellos. De derecha y al ángulo, daba un golpe de realidad al equipo morelense, que veía perdida su gran ventaja conseguida en el partido de ida.

Después de que Ramos Rizo cayera al suelo por un proyectil lanzado desde la tribuna, el partido se hizo de ida y vuelta. A pesar de que Toluca se quedó con uno menos por la expulsión de Rangel, Morelia ya no pudo adelantarse en el marcador.

En tiempos extra el árbitro perdonó un penal clarísimo a los Diablos, por lo que ya no hubo más goles. La final se decidiría en penales.

En esa época en que la cancha todavía estaba infestada por muchísima gente, los fotógrafos se apiñonaron detrás de la portería y recibieron balonazo tras balonazo, prácticamente atajando las pelotas que Cristante y Comizzo dejaron escapar.

Fue una tanda larguísima y con extremo dramatismo. Los primeros dos penales de cada equipo acertaron. En el tercer intento, Sinha, sobrado, quiso colocar el balón, pero el portero Comizzo adivinó. Sin embargo Morelia falló también.

Otros dos penales bien cobrados, precedieron una increíble falla de Cardozo y un remate al palo de Alex. Muerte súbita para definir al campeón.

Los primeros dos rematadores acertaron, pero Comizzo atajaba el tercer penal de la tarde, ante un dubitativo Adrián García Arias.

El Héroe

Heriberto Ramón Morales nació en La Piedad, Michoacán. Fue defensa durante su carrera y se tatuó los colores del Morelia. Jugó casi 250 partidos en dos etapas con el club, marcando sólo 5 anotaciones. Y aunque no contó para la estadística oficial, también fue el responsable de el gol más importante de la historia monarca.

Con una sonrisa en el rostro, enfrentando a uno de los mejores porteros del continente, Heriberto se posaba en la entrada del área, con las manos en la cintura. De zurda y a la esquina, remataba el último penal, que vencía a Cristante y regalaba la máxima gloria a una afición única.

El 16 de diciembre, Monarcas Morelia le hacía honor al apodo y coronaba una gran temporada, marcando un hito en el futbol mexicano. Derrotaba de visita a un gran equipo y Daría Franco levantaba el título que los erigía como el Campeón del Futbol Mexicano del Invierno 2000.

Libertadores 2002

En julio del 2001, se celebraba la lamentable copa Pre Pre Libertadores, que enfrentaba a 5 equipos del futbol mexicano en Estados Unidos, un burdo pretexto para sacar dólares de todos lados.

Morelia quedó en segunda posición y con ello calificaba a la Pre Libertadores, el segundo filtro contra equipos venezolanos, para ver quién se quedaba con el boleto a la competencia Sudamericana.

América y Monarcas libraron sin problema el trámite y los michoacanos accedían a su primer gran torneo internacional.

Los del bajío dieron cátedra en las canchas del sur. Un juegazo en Montevideo ante el Nacional terminó en empate a 3 y sus visitas a Vélez Sarsfield de argentina y Sporting Cristal de Perú acabaron con victorias mexicanas.

De local también fue un muro y, con 14 puntos, acababa como líder del grupo 5.

Un estrepitoso 5-0 en el partido de ida de octavos contra el Olmedo ecuatoriano selló el pase de Morelia a los cuartos de final. Es bien conocido que la CONMEBOL hacía lo indecible para evitar que los equipos mexicanos lucieran en su torneo, a pesar de las importantes ganancias económicas que generaban.

Esto provocó que curiosamente Morelia enfrentara en cuartos al América, que también estaba dando un gran torneo. A pesar de entregarse al máximo, los michoacanos perdieron 2-1 los dos partidos de la serie.

Premio al mejor club del mundo 2002

Morelia seguía jugando a un nivel muy importante, aunque tal vez recibieron un premio algo exagerado. La Federación Internacional de Historia y Estadística de Futbol nombró a Monarcas como el mejor club del mundo en abril de 2002.

¿Exagerado? Tal vez. ¿Mejor que equipos europeos? Seguramente no. Pero tampoco olvidemos cómo se celebró el premio otorgado por la misma federación a Jorge Campos, como el mejor tercer portero del mundo, sólo unos años antes.

En el torneo de la CONCACAF de ese mismo año también impuso condiciones. Eliminó sucesivamente a Saprissa, Chicago Fire y Kansas City, aunque cayó contra Pachuca en la final en el Estadio Azul de la Ciudad de México.

Subcampeón 2002-2003

El Apertura 2002 también sería un gran torneo para el equipo. Alex Fernandes anotaba 15 goles, ayudando a obtener el cuarto mejor ataque. Con el cuarto puesto fue avanzando de rondas hasta llegar a la final, una vez más contra el Toluca. Lamentablemente, los Diablos lograron la venganza e impidieron una segunda vuelta olímpica en su casa.

Para el Clausura 2003, liderados por Rubén Omar Romano, parecía que lograrían la hazaña. Asaltaron el primer lugar de la tabla con 35 puntos, récord de torneos cortos. Aplastaron a Chivas con global de 5-3 y dejaron en el camino al Veracruz.

Sin embargo, en la final, fueron derrotados en su visita a Monterrey y no lograron imponer condiciones en el Coloso del Quinceo; con un triste 0-0 perdían su segunda final en un año.

Ese año, una vez más en Concachampios y luego de eliminar a Comunicaciones, Columbus Crew y Necaxa, llegaban a la final. Otra vez Toluca, otra vez su némesis. Y una vez más, el global 5-4 fue a favor de los choriceros

La despedida de un ídolo

Con 6 años de trayectoria en el club moreliano, el argentino Darío Franco, de 35 años de edad, decía adiós a las canchas. Uno de los máximos referentes del club se despedía con un título y su número 58 jamás volvería a ser usado, ya que la directiva decidió retirarlo.

El resto de la década no tuvo muchos éxitos para el equipo, más allá de un liderato general con el Tuca y el título de la afortunadamente extinta Superliga del 2010.

También participaron de su segunda Copa Libertadores, aunque esta vez no lograrían siquiera superar la fase de grupos, con tres derrotas, dos empates y sólo un triunfo.

Subcampeones 2011

El Clausura 2011 sería otro excelente torneo para la Monarquía. Dirigidos por Tomás Boy, enfrentarían en la liguilla a tres de los cuatro grandes. En cuartos arrastró al América con un global de 5-3.

Las semifinales se complicaron, ya que el Cruz Azul ganó 2-0 de local, pero un 3-0 en la vuelta fue suficiente para que Michoacán recibiera la cuarta final de su historia.

Sin embargo, después de un intenso empate en la ida, los Pumas acababan con el sueño Monarca y ganaban el título con un 3-2 marcador global.

Campeones Copa y Supercopa MX 2013

El penúltimo título de la historia de Morelia llegaría en la Copa MX del 2013. Después de empatar a 3 con el Atlas, el juego se definió en penales y un histórico Federico Vilar atajó tres y marcó uno, otorgando la copa a su escuadra.

La copa que ponía punto final al palmarés de Monarcas sería la Supercopa MX, derrotando 5-4 a Tigres. Los morelianos eran dirigidos por otro grande de la portería, Ángel David Comizzo, arquero esencial en el único título liguero.

Los últimos años de la escuadra pasaron entre problemas de descenso y el bicampeonato de goleo de Raúl Ruidíaz, uno de los últimos ídolos del equipo que terminó por huir a la MLS debido a la violencia que ha imperado en el estado de Michoacán desde hace más de quince años.

La decepcionante desaparición

Y fue entonces que llegó el desenlace fatal. Durante la pandemia por el coronavirus, la liga mexicana se dio el lujo de desaparecer el ascenso y descenso, cancelar el Clausura 2020 y, de paso, acabar con la historia de un equipo que llenaba el corazón de todos los morelianos.

Sin pensar un solo momento en el arraigo del equipo a la capital michoacana, Grupo Salinas, liderado por el empresario que invita a sus empleados a seguir trabajando a pesar del virus, decidió mandar al equipo a Mazatlán, Sinaloa.

Con un arreglo apestoso con el Gobierno estatal y municipal, los Monarcas Morelia dejan de existir a efecto inmediato, para convertirse en el nuevo Mazatlán FC .

Un nuevo estadio, un contrato de comodato, descuentos en los pagos de servicios y menos impuestos, fueron las ayudas que convencieron a los dueños sin escrúpulos de arrebatar la identidad de un equipo en un dos por tres. Todo a costa de los contribuyentes Sinaloenses, cómo de que no.

Este acuerdo con los gobiernos no es nuevo, se ha dado con Atlante, Necaxa, Jaguares y muchos otros. ¿Y qué ha pasado? Todos han fracasado. El gobierno cambia, las prioridades cambian y los equipos acaban hundidos en la miseria.

Ahora los aficionados de Mazatlán, de un momento a otro, tendrán futbol de Primera División. De corazón les deseamos que su equipo tenga muchos éxitos. Esperamos que los fanáticos al futbol en un estado muy beisbolero, logren identificarse con el nuevo equipo, se tatúen los colores y hereden el amor a sus hijos.

Y esperamos, también, que otro grupo de empresarios que no tienen idea de futbol, pero sí de negocios, no se lleven el equipo a otra ciudad, que se roben su nombre y borren su historia dentro de algunos años.

Adiós…

En la memoria y el recuerdo quedarán por siempre los Carlos y Heriberto Morales, Comizzo, Miloc, Vilar, Fernandes, Jimmy Lozano, Ruidíaz, Sabah, Peralta, Trujillo, Osorio, Almirón, Rey, Huiqui, Márquez Lugo, Arce, Olaf Heredia, Rocha, Franco. Todos vistiendo la camisa amarilla con rojo.

Adiós, Monarcas Morelia; no fuiste el más grande, ni ganaste decenas de títulos, pero eras el alma de una ciudad y el impulso de muchísimos michoacanos que veían en ti la escapatoria a una confusa realidad. Nunca te olvidaremos y nunca perdonaremos a los que te mataron.

Con desagrado, nostalgia y tristeza, dedicamos este video al ahora desaparecido club michoacano, que ha cerrado para siempre las puertas del estadio Morelos, el Coloso del Quinceo, con lo que se convierte en una nueva Leyenda del Futbol Mexicano.

¿Qué opinión te genera la desaparición del Morelia? ¿Crees que el Mazatlán logre hacer cosas importantes en la Liga MX o tendrá otro desenlace fatal? Deja tus comentarios.

Si te gustó el video, dale like, compártelo y suscríbete para más Leyendas del Futbol Mexicano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *